Filtrar por

Artículo Responsable

Más sobre nuestro enfoque RSC

Si la cuestión no trata de dilucidar si hace falta una escalera o un estribo, elementos claramente diferenciados en términos de la respuesta que dan a distintas necesidades, deberá plantearse la elección entre todos los modelos de escaleras existentes. En realidad, todo depende del nivel de acceso en altura deseado y del uso que se le vaya a dar. Lógicamente, deben tomarse como punto de referencia las necesidades recurrentes, así como los lugares en los que se deba instalar la escalera; ¿irá adosada a una pared? ¿Las alturas de acceso serán variables? A continuación, consideramos algunos ejemplos. En la modalidad adosada y para alturas variables de entre 5 y 7 m, las escaleras de techo de nueva generación evolutivas y compuestas de varios módulos compactos que se acoplan entre sí hacen las delicias de los obreros en altura. Para alturas a las que se aún se puede acceder en modalidad adosada, del orden de entre 5 y 10 m, funcionan a la perfección los modelos de escaleras de 1, 2 o 3 niveles, las escaleras deslizantes y las escaleras telescópicas; se trata de variantes compactas que se despliegan rápidamente y se guardan de forma cómoda. Las escaleras transformables, de uso mixto, presentan una gran autonomía cuando es necesario, mientras que su base acampanada garantiza una perfecta estabilidad en el suelo. Cabe destacar que las escaleras telescópicas existen también en versiones plegables o articuladas; estos modelos, muy adecuados por su diseño, ofrecen grandes niveles de autonomía al reposar sobre sus cuatro patas. Además, por su carácter compacto y su facilidad de transporte, las escaleras telescópicas plegables son las aliadas perfectas para todo tipo de intervenciones rápidas.

Descubra nuestra amplia selección de escaleras y accesorios para escaleras.

¿Qué normativas afectan a las escaleras?

¡Atención! Las escaleras, de igual forma que las escaleras de mano o los estribos, son medios de acceso a niveles en altura y no constituyen puestos de trabajo. Las escaleras permiten realizar únicamente trabajos esporádicos de mantenimiento mínimo. El trabajo en altura requiere equipos específicos como plataformas, andamios y plataformas elevadoras. La ley prohíbe utilizar escaleras como puestos de trabajo. Esta prohibición solo puede obviarse en caso de imposibilidad técnica de recurrir a equipos que aseguren la protección colectiva de las personas o en caso de que la evaluación de riesgos haya determinado que el nivel de riesgo es mínimo y que se trata de trabajos de corta duración que no revisten un carácter repetitivo. Infórmese.

¿Cómo elegir la escalera apropiada?

Para escoger bien la escalera más apropiada, existen tres criterios de máxima importancia. El primer criterio es la altura de trabajo: una escalera se utiliza inclinada y apoyada, por lo que es fundamental tener en cuenta que la altura de la escalera debe ser inferior a la altura máxima de acceso al trabajo; se recomienda elegir una escalera que mida un metro menos que la altura de trabajo. El segundo criterio es la naturaleza de los trabajos y el lugar: los formatos mejor adaptados a los trabajos en interiores son la escalera sencilla y la escalera transformable mientras que, para trabajos en exteriores o en espacios con una altura de techo elevada, se recomienda el uso de una escalera deslizante. Finalmente, el tercer criterio es el material de fabricación: se recomienda especialmente el aluminio por su ligereza y su resistencia al paso del tiempo, si bien para realizar trabajos eléctricos es indispensable recurrir a la madera o a la fibra de vidrio, ya que estos materiales son aislantes eléctricos.